Home Nutrición Polialcoholes: Todo lo que necesitas saber sobre esta alternativa al azúcar

Polialcoholes: Todo lo que necesitas saber sobre esta alternativa al azúcar

de Admin

¿Alguna vez has escuchado hablar de los polialcoholes? Cuando buscamos alternativas al azúcar, aparecen nombres como el Eritritol, Xilitol, Sorbitol, Manitol, etc. Estos son ejemplos de polialcoholes.

En este artículos vamos a ver qué son, cómo actúan en nuestro organismo y haremos un repaso de las distintas opciones que hay en el mercado.

¿Qué son los polialcoholes?

Los polialcoholes son compuestos químicos orgánicos calóricos de sabor dulce. También se llaman polioles, azúcares polialcoholes o azúcares alcohólicos. Los polialcoholes son alcoholes polihídricos con varios grupos de hidroxilos. Podemos decir que son hidratos de carbono hidrogenados. Su sabor dulce es muy marcado y su aporte calórico es bajo.

Están en la industria alimentaria como edulcorantes que sustituyen al azúcar para aportar dulzor. Podemos encontrar polialcoholes en alimentos como chicles, caramelos, productos dietéticos, etc. Puede ser manitol, sorbitol, xilitol, etc.

Tipos de edulcorantes polialcoholes

Tipos de polialcoholes

Podemos encontrar una gran variedad de polialcoholes en la naturaleza. Además, pueden ser fabricados para el uso de la industria alimentaria. Vamos a ver una lista con los polialcoholes más destacados, que puedes encontrar frecuentemente en los alimentos de los supermercados.

  • Lactitol: elaborado a partir del suero. Un 35% de dulzor en relación al azúcar clásico.
  • Xilitol: se produce a partir de la madera del abedul, de los tallos de caña de azúcar o de las mazorcas de maíz. Su sabor es muy dulce, similar al azúcar común pero con un toque de frescor.
  • Sorbitol: Lo podemos encontrar en distintas frutas de forma natural. En su uso industrial, se produce a partir de dextrosa, por medio de la maicena. Su dulzor es un 60% superior al azúcar común.
  • Maltitol: Elaborado a partir del almidón de maíz. Un 75% más dulce que el azúcar común.
  • Manitol: Lo podemos encontrar en una gran variedad de plantas. Puede elaborarse por medio de fructosa de almidón de maíz. Su dulzor es un 60% superior al azúcar común. Se metaboliza en el hígado, donde se transforma en fructosa. Por este motivo, puede elevar la glucemia si no hay insulina a diferencia del resto de polialcoholes. Su precio es más elevado y se utiliza menos en los alimentos.
  • Hidrolizados de almidón hidrogenado: producidos por medio de almidón, especialmente de maíz. Según su composición, presentará un mayor o menor dulzor. Aproximadamente entre un 20-50% en relación al azúcar común.
  • Isomaltitol: se produce por medio de azúcar. Presenta un 55% de dulzor en relación al azúcar común.
  • Eritritol: Elaborado a partir del almidón de maíz. Se caracteriza porque en su fabricación, se realiza un proceso de fermentación. Presenta un dulzor un 70% superior al azúcar común.

Polialcoholes y diabetes

Los polialcoholes no se absorben al completo en nuestro intestino delgado. Por esta razón, llegan en menor medida al torrente sanguíneo, produciendo una menor respuesta glucémica.

Al digerir estos azúcares, no se requiere insulina para su metabolización, no elevando la glucemia de forma rápida en nuestro organismo. Producen, por tanto, una respuesta mucho más lenta.

Debido a estos motivos, es habitual encontrar polialcoholes en productos de alimentación indicados para diabéticos.

En cualquier caso, no todos los edulcorantes polialcoholes tienen la misma influencia en la glucemia. Por ejemplo, el erititrol y el xilitol son dos opciones muy acertadas en estos casos.

¿Los polialcoholes engordan?

Edulcorantes y pérdida de peso

Los polialcoholes son una opción interesante que aportan menos calorías que el azúcar común. Sin embargo, no son edulcorantes completamente sin calorías.

Teniendo esto en cuenta, podemos tomarlos a diario sin abusar. No obstante, engordamos por tomar más calorías de las que necesitamos y adelgazamos realizando el proceso contrario. Es decir, déficit calórico.

Por tanto, mientras no tomes más calorías que las que necesitas, no tienes por qué engordar.

Polialcoholes y cetosis ¿Se pueden tomar polialcoholes en la dieta keto?

Cuando realizamos dieta keto o cetogénica, debemos controlar el consumo de azúcar, aproximadamente menos de 50 gramos al día de carbohidratos. De este modo, evitamos aumentar los niveles de azúcar en sangre.

Esto es importante para evitar salir de cetosis y así poder aprovechar los beneficios de esta dieta o conseguir el objetivo que nos ocupe.

Pues bien, los polialcoholes tienen un efecto muy bajo en cuanto a los niveles de glucosa en sangre. Por tanto, podemos decir que pueden ser una opción recomendable en la dieta keto.

Al no ser digeribles, las personas que realizan la dieta keto, restan del numero de carbohidratos total de los alimentos, los polialcoholes y la fibra. De esta forma, obtienen los hidratos de carbono netos de dicho alimento.

En cualquier caso, es importante tener en cuenta el índice glucémico de los polialcoholes, ya que cada uno varia respecto al resto.

Una opción estupenda es el eritritol que tiene un índice glucémico de 0. Por tanto, si quieres incluirlo en la dieta keto, estás de suerte. Puedes hacerlo sin problema. Además, este edulcorante, puede utilizarse en recetas de horno, a diferencia de otras opciones.

También podemos mencionar el xilitol, el sorbitol y el isomaltitol. Todas ellas son aptas para la dieta keto.

En el lado opuesto, encontramos el maltitol. Su índice glucémico es más bajo que el azúcar pero alcanza 52, teniendo, por tanto, un efecto en los niveles de glucosa en sangre superior a las otras opciones.

Por último, debes tener en cuenta controlar la ingesta de estos edulcorantes si presentas problemas gastrointestinales como efectos secundarios de su consumo.

¿Por qué dan los polialcoholes gases?

Debido a su dificultad para ser absorbidos completamente, su consumo excesivo puede causar problemas gastrointestinales. Por ejemplo, hinchazón, diarrea, gases o flatulencia.

Se recomienda no superar los 50 gramos diarios para evitar estos problemas. No obstante, hay personas que pueden presentar estos síntomas, incluso en dosis pequeñas.

También debemos tener en cuenta que, si estamos habituados a su consumo, el nivel de tolerancia será mayor.

Por último, debemos destacar al eritritol, que sí se absorbe en el intestino delgado, a diferencia del resto y es excretado por la orina. Por tanto, este edulcorante no suele presentar estos efectos secundarios si se toma de forma moderada.

Ventajas

Algunas de las ventajas que presentan estos edulcorantes son las siguientes:

  • No requieren insulina para metabolizarse. Por tanto, no se produce un aumento rápido de la glucemia, sino una más lenta. Esto los hace adecuados para los alimentos diabéticos y para personas con triglicéridos altos.
  • Tienen menos poder cariogénico en relación a los azúcares comunes. Por tanto, no favorecen a la formación de caries, siendo menos fermentables por las bacterias que habitan en la boca.
  • Tienen menos calorías que el azúcar común. Esto no quiere decir directamente que sirvan para bajar peso pero sí es más fácil hacer déficit calórico sustituyendo el azúcar común por estos edulcorantes.
  • Se pueden utilizar en cocina, en recetas que requieren horneado ya que mantienen su sabor.
  • Tanto la UE, como la FDA o la JECFA, los consideran seguros.

Desventajas

También es importante analizar sus desventajas:

  • Pueden producir problemas gastrointestinales si abusamos de su consumo. No debemos superar los 50 gramos diarios para evitar estos problemas.
  • El manitol se metaboliza en el hígado. Acaba transformándose en fructosa y puede elevar la glucemia si no hay insulina a diferencia del resto de polialcoholes. Y también, por tanto, puede favorecer el aumento de triglicéridos si abusamos de su consumo.
  • No son edulcorantes con 0 calorías. Son calóricos y debemos tenerlo en cuenta a la hora de conseguir objetivos como la pérdida de grasa.

¿Cuál es la mejor opción?

Después de este repaso en profundidad sobre los polialcoholes vamos a ver cual es la mejor opción en nuestra opinión: el eritritol.

Las razones son las siguientes:

  • Aunque se absorbe un 90% el cuerpo es incapaz de metabolizarlo y se elimina íntegro
  • El índice glucémico y calórico es nulo. Aunque se absorbe, no se metaboliza y la parte fermentada es muy baja
  • Puede encontrarse con facilidad
  • Precio más asequible que otras opciones
  • Aporta un buen nivel de dulzor
  • Genera menos problemas gastrointestinales que otras opciones

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario

Esta web usa cookies para mejorar su experiencia. Si continua navegando entendemos que está de acuerdo pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más